En un mundo cada vez más consciente de los impactos ambientales, la reducción de la contaminación industrial se ha convertido en una prioridad urgente. Entre las diversas fuentes de emisiones, los penachos provenientes de la actividad industrial representan un desafío significativo para la calidad del aire y el medio ambiente en general. 

En este contexto, el desarrollo y la implementación de nuevas tecnologías se presentan como herramientas clave para abordar esta problemática de manera efectiva.

¿Qué consecuencias tiene la emisión de penachos en la industria?

En primer lugar, los penachos creados durante procesos de combustión industrial o en los procesos de secado, representan una fuente importante de contaminación atmosférica, la cual impacta adversamente en la salud humana, aumentando el riesgo de enfermedades respiratorias, y contribuyendo a la formación de fenómenos como la lluvia ácida y el smog. 

Además, los compuestos emitidos en los penachos, como los gases de efecto invernadero, exacerban el cambio climático y contribuyen al aumento de la temperatura global.

Por otro lado, los penachos también afectan negativamente a los ecosistemas cercanos, alterando la calidad de los suelos, las aguas y la diversidad biológica.

Las poblaciones en los alrededores de la planta que los emite asocian la presencia de penachos a todos estos impactos negativos, lo que supone un grave problema de imagen tanto para el operador de la planta industrial como para las autoridades. 

¿Qué soluciones existen para reducir los penachos en la industria?

En la actualidad, aunque son escasas, existen tecnologías enfocadas en eliminar los penachos en la industria, entre las cuales se encuentran el Ciclo Higroscópico y las baterías Baltimore.

Ciclo Higroscópico

El ciclo higroscópico es una tecnología innovadora que elimina por completo los penachos recuperando agua y energía térmica en el proceso.

¿Cómo funciona? La tecnología de ciclo higroscópico aplicado a penachos utiliza las propiedades de los compuestos higroscópicos para condensar el vapor de los penachos. Esta condensación permite, además de la eliminación visual del penacho, un aprovechamiento de la energía térmica y recuperar el agua que antes se emitía a la atmósfera, pudiendo ser utilizada para otros fines industriales.

Durante el proceso de condensación del HCT, parte del particulado y compuestos orgánicos se quedan absorbidos en el agua, reduciendo significativamente las emisiones de partículas a la atmósfera.

Baterías Baltimore

Las baterías Baltimore están diseñadas para reducir la humedad relativa en las proximidades de la chimenea. Al disminuir la humedad, se reduce la visibilidad del penacho, ya que la humedad es un factor clave en su formación. Sin embargo, es importante considerar sus limitaciones:

  • No se recupera agua en este proceso.
  • No se eliminan las partículas o contaminantes presentes en el penacho.
  • Supone un gasto eléctrico adicional debido al funcionamiento de los dispositivos que regulan la humedad.

En comparación, el ciclo higroscópico ofrece una solución más completa al eliminar particulado y conseguir una recuperación de agua considerable. Por otro lado, las baterías Baltimore se centran principalmente en la reducción visual del penacho sin abordar otros aspectos.

Otras alternativas para reducir las emisiones en la industria

Además de las tecnologías existentes para eliminar los penachos, existen otras alternativas para reducir los contaminantes provenientes de estos mismos. Sin embargo, es importante señalar que estas alternativas no eliminan la visualización del penacho.

A continuación, se mencionan algunas:

Precipitadores electrostáticos

Son dispositivos que tienen la función de purificar el aire de partículas contaminantes. Para ello, utilizan electricidad para generar una carga eléctrica en las partículas y hacer que se adhieran a unas placas metálicas. De esta forma, se impide que el aire contaminado salga de las fábricas que utilizan combustibles fósiles o que realizan otras actividades industriales.

El problema de estos dispositivos es que son muy costosos de instalar y de mantener, y que no son eficaces si las partículas son muy diminutas o no se ionizan fácilmente.

Filtros de tela

Los filtros de tela, también llamados filtros de mangas, se utilizan para eliminar el polvo y otras partículas de una corriente de aire o gas. Están formados por una o varias mangas de tela que se sujetan a una estructura metálica y que permiten el paso del aire, pero no de las partículas sólidas. 

Estas partículas se acumulan en la superficie de la tela y forman una capa llamada torta de polvo, que se elimina periódicamente mediante un sistema de limpieza.

Estos filtros son simples, eficientes y versátiles, por lo que son una de las formas más habituales y económicas de filtración de partículas.

Depuradores Venturi

Los depuradores Venturi han sido diseñados para limpiar los gases contaminados o explosivos que se generan en diferentes procesos industriales. 

Su principio de funcionamiento se basa en aprovechar la energía cinética del flujo de gas para pulverizar el líquido depurador, que puede ser agua o una solución química, y crear una mezcla turbulenta que captura las partículas y los gases nocivos presentes en el flujo de gas. 

Estos depuradores tienen la ventaja de ser simples, rentables y eficaces para eliminar partículas muy finas, incluso menores de 10 micras, que otros métodos de depuración no pueden alcanzar. Además, pueden operar a altas temperaturas y presiones, y manejar altas cargas de polvo, lo que los hace adecuados para aplicaciones como la fundición, la metalurgia, la química o la minería.

Ciclones

Son equipos que se utilizan para separar partículas sólidas de flujos de gases o líquidos, aprovechando los efectos de la rotación y la gravedad.

Están formados por un recipiente cilíndrico o cónico, por el que entra el flujo que contiene las partículas, y que se hace girar a alta velocidad, generando un vórtice. Las partículas más pesadas y grandes que el punto de corte del ciclón se mueven hacia las paredes y salen por la parte inferior, mientras que el flujo limpio se extrae por la parte superior.

Los ciclones presentan varias ventajas, como su simplicidad estructural, su bajo costo, su durabilidad, su falta de partes móviles y su escaso mantenimiento. No obstante, también tienen algunas limitaciones, como su baja eficiencia para partículas muy pequeñas, su sensibilidad a las variaciones del flujo y la temperatura, y su producción de ruido y vibraciones.

Conclusión

Hoy en día, el ciclo higroscópico se posiciona como la opción más eficaz para abordar la reducción de penachos en la industria. No obstante, es esencial continuar impulsando el desarrollo de estas y nuevas tecnologías que contribuyan a reducir la emisión de contaminantes, con el fin de preservar nuestro entorno.